viernes, 29 de enero de 2016

¿ACEPTA UD. ESTAS PALABRAS’



Las dijo el Papa Francisco en su Encuentro  con  los Movimientos Populares del mundo en su  visita a BOLIVIA, reunidos en Santa Cruz d e la Sierra.
“Este sistema ya no se aguanta. No  lo aguantan más los campesinos. No lo aguantan más  los  trabajadores. No lo aguantan las comunidades, nolo auantan los Pueblos…T, tampoco, lo aguanta la Tierra, la hermana  madre Tierra, como decÍa SAN FRANCISCO”.
“¿Qué puedo hacer yo cartonero, recicladora frente a tantos problemas si apenas gano para comer?. ¿Qué puedo hacer yo artesano, vendedor ambulante. Transporista, trabajador excluido si no siquiera tengo derechos laborales?. ¿Qué puedo hacer yo campesina, indígena, pescador que apenas puedo yo resistir el avasallamiento de las grandes corporaciones?. ¿Qué puedo hacer yo desde mi villa, mi chabola, mi población, mi ranchería donde soy diariamente discriminado y marginado?. ¿Qué puede hacer ese estudiante, ese joven, ese militante,  ese misionero que patean las  barriadas y los parajes, con el  corazón lleno de sueños, pero casi sin ninguna solución  para sus problemas?”-
“Pueden hacer mucho. Lo repito de nuevo: Pueden hacer  mucho. Ustedes los más humildes, los explotados, los pobres y los excluidos pueden y hacen mucho. Me atrevo a decirles que el futuro d e la Humanidad está, en gran medida, en sus manos, en su capacidad de organizarse y de promover alternativas creativas en la búsqueda cotidiana de las “tres T” (trabajo,  techo, tierra) y también con  su  participación protagónica en los grandes procesos de cambio. Cambios  nacionales, regionales y cambios mundiales. ¡No se achiquen¡”.
“Uds,   son sembradores de cambio. He escuchado una frase que me gusta mucho: “proceso de cambio”. El cambio no concebido como algo que algún día llegará impuesto por tal cual o cual opción política”.
¿Ponemos en práctica estas palabras del Papa Francisco?.
Si lo hacemos, ya somos dos. Ud. y yo. Y pronto seremos diez, cien, mil, diez mil………
                   PARECEMOS  CANSADOS Y SIN GANAS DE LUCHAR
He vivido en el Paraguay tiempos, como los días del Marzo paraguayo, en el que grandes sectores de la población vivíamos entusiasmados por un futuro mejor.
Pero , ahora,  muchos parecen cansados y sin ganas de luchar.
No  encuentran motivos para luchar por una sociedad  mejor y se defienden como pueden del desencanto. Un sentimiento de impotencia y desengaño parece atravesar el alma de la sociedad. Las  nuevas generaciones  están aprendiendo a  vivir sin futuro . Y, cada vez son más los que viven sin un mañana.
“Y, cuidado, porque el ser humano no puede vivir sin esperanza. “Somos viajeros que andamos  buscando algo que no tenemos”. Nuestra vida es siempre expectación. Y cuando la esperanza se apaga en nosotros, nos detenemos, nos destruimos, Sin esperanza dejamos de ser humanos”.
He  editado y citado todo esto de José Antonio  Pagola.
Y, ahora, pongo mi parte.
Mal debemos de andar cuando habiendo tantos millares de cosas que hacer en bien de la humanidad cercana o lejana, nos empeñamos en decir que no sabemos o no nos importa qué  hacer que valga la pena.
Fijémonos concretamente en el Paraguay. Nos están llevando a donde no  queremos. ¿Por qué esto no nos hace hervir la sangre?.
A nuestro  alrededor  nuestros hermanos están desnutridos, sin trabajo, mal vestidos y habitando en cuevas de plástico negro. ¿Por qué no soñamos en darles un  mejora en su  dolor y extrema pobreza?. La juventud siempre ha  sido rebelde. ¿Ahora?.
Dos partidos políticos se han hecho los dueños del Paraguay y, separados  o en alianza, con la plata que robaron al Estado nos conservan en la pobreza para así podernos comprar más barato. ¿Por qué aguantamos tanto?.
Por una resolución inhumana el intendente  está privando a los inundados de los derechos esenciales: agua, baños, transporte, techo, paredes, comida.
Nada de esto es lo que nos dijo el Papa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario