lunes, 30 de noviembre de 2015

SOMOS PARTE DE LA NATURALEZA


Nada de extraordinario tiene este título, a menos que alguno de nosotros se sienta un infiltrado alienígena.
Nada  tiene de extraordinario. Pero, en realidad ignoramos los que significa.
Porque nos hemos considerado los amos de la Tierra. La hemos pelado de árboles y contaminado de basuras. La hemos usado a nuestro capricho para, luego, descartarla.
Entre la madre Naturaleza y nosotros hemos puesto una distancia mayor quela que hay entre el patrón y el obrero, entre el amo y el esclavo.
Y el resultado es una Madre Tierra que gime de dolor,  está destrozada y, en algunos aspectos, moribunda.
El Papa Francisco ha expresado todo esto en su carta “Laudato si”-
“Hemos olvidado, dice Francisco, que nosotros  mismos somos Tierra. Nuestro principio corporal está constituido por los elementos del planeta: (1) Su aire es el que nos da aliento. Y, su agua nos vivifica y restaura; (2) El ser humano es espíritu y voluntad, pero también Naturaleza”.
“Francisco de Asís nos propone reconocer a la Naturaleza como un espléndido libro, en el cual Dios  nos habla y nos refleja algo de su hermosura y de su bondad” (12)
Y, en ese libro los seres humanos somos un capítulo. Tal  vez el más perfecto, pero no el único. Más todavía: no podemos vivir separados de  los demás.
Es una lástima que las ciudades modernas fueran pensadas al margen de la Naturaleza. Mucho cemento, mucho asfalto, mucha piedra. De noche, miramos al cielo y los potentes focos nos tapan las estrellas. El cablerío  poda los árboles. Hablamos con los vecinos, pero ya no contemplamos el campo. Porque está lejos o porque ya no nos importa. No  nos consideramos parte de él.
Nos han educado en que no somos naturaleza, que ella no era nuestra casa común. Y, por eso, no nos ha importado destrozarla.
“Laudato si, mi signore, por la hermana nuestra Madre tierra…”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada